DE TODOS Y TODAS

Estos días de promoción pre-Goya, me preguntan mucho por mi opinión respecto a la situación de la mujer en el cine,  el rol de la mujer en el cine,  la desigualdad en el cine. 

En todas las entrevistas insisto en que no se trata de una cuestión de opinión sino de datos, para que con ellos cada uno y cada una saque sus conclusiones objetivas , basadas en la realidad.

Aquí van algunos datos de los últimos estudios realizados:

En España, el 8% de las películas están dirigidas por mujeres y los filmes realizados a partir de un guión escrito por una mujer son un 15%.
En eso vamos un pelín por delante de Hollywood donde solamente el 6.4% de las películas están dirigidas por mujeres, mientras que entre las películas estrenadas en 2013 y 2014, únicamente hay un 13% de guionistas femeninas y  donde además, solamente el 20% de las películas tienen protagonista femenina.

Estos son los datos, vuestras las conclusiones. También es cierto que poco a poco va habiendo más personajes femeninos en roles mayoritariamente destinados a hombres, estoy pensando en la nueva de Star Wars, con una heroína femenina que pilota perfectamente (entre muchas otras cosas), en los Juegos del hambre o en REC1 y REC3.

Está claro que hay muchos más ejemplos cuando cambiamos de género y seguramente una cosa sea consecuencia natural de la otra, ya que uno/a habla de lo que conoce.

A la vez, estas semanas son muchos los titulares que apuntan que en los Goya este es “el año de las mujeres”. Y perdonadme, pero yo no lo acabo de ver… en guión original o montaje no hay ninguna mujer nominada, en banda sonora y canción original tampoco… En dirección hay dos de cuatro (ahí lo que vemos es paridad), en dirección de documental una de cuatro y en mejor película dos de cinco.  Sí, datos que hace diez años resultaban muy llamativos, pero… ¿hoy también? Pues sí, lo sorprendente es que hoy también.

Detrás de este baile de números, lo que vemos es que queda mucho por andar y que lo que sería llamativo es que un año hubiese 4 directoras nominadas a mejor dirección, a mejor guión o a mejor canción, como pasa muchas otras veces en el caso masculino.

Con esto no quiero decir que el voto de la academia sea sexista y tampoco que crea que todas las directoras tengan que ser mujeres (pienso ahora en Almodóvar o Bayona como creadores de grandes personajes femininos), pero sí debería haber diversidad, pluralidad, igualdad… y  los resultados todavía reflejan una desigualdad a nivel de industria.

Pero yo empezaba este post haciendo hincapié en lo que desde distintos medios me preguntan estos días y a eso quería ir a parar. Entre las preguntas que enumeré al principio faltan un par más, la de si pretendo reivindicar a la mujer con mi película o cuánto tiene de feminista mi guión.

Entiendo perfectamente (y agradezco de manera sincera el interés, no se tomen mal ahora lo que voy a escribir) que cuando los y las periodistas nos preguntan por el tema de la desigualdad en el cine, lo que hacen es visibilizar un problema que tenemos como sociedad y para afrontar un problema, primero hay que asumirlo y darlo a conocer, así que agradezco la labor de los medios que trabajan en ese sentido. Pero por otro lado, también me pregunto (sin tener clara la respuesta) hasta qué punto el que salgamos nosotras hablando de eso en cada entrevista contribuye a normalizar o más bien a lo contrario, a poner en relieve lo curioso, raro o extravagante que resulta todavía que haya mujeres (en plural) nominadas a mejor dirección o que la película que más nominaciones tiene este año (concretamente 12)  esté dirigida por una mujer.

Hoy he estado hablando de este tema con Dani de la Torre y Beto Marini, director y guionista de El desconocido, y me han dicho que a ellos nunca jamás les han preguntado por esto; de hecho, Dani me ha contado que un par de veces ha sido él mismo el que lo ha sacado a colación. Evidentemente esta desigualdad nos afecta de manera directa a nosotras y somos nosotras las que debemos (y así hacemos) alzar la voz y es estupendo que los medios de comunicación se hagan eco de ello,  pero ¿por qué no les preguntan a ellos qué les parece? ¿Por qué sólo a nosotras nos preguntan por el rol que juegan los personajes femeninos  en nuestras películas?

Lo que quiero decir es que al final, ellos aparecen solo hablando de sus pelis y nosotras hablando de (des)igualdad y eso en sí mismo ya es tal vez algo contradictorio con el mensaje que se quiere lanzar, ya que el feminismo no es algo solo de mujeres, el feminismo es necesario en la sociedad, es de todos y todas.

feminisitas

PD. Aprovecho este post para recordar que en Suecia se ha implantado como lectura obligatoria en institutos el breve ensayo “Todos deberíamos ser feministas”. Una medida muy interesante y progresista para hacer reflexionar a los adolescentes sobre ello.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un comentario en “DE TODOS Y TODAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 + cinco =